Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

EL LAZARILLO DE TORMES

2 May

LázarodeTormesesunjovenpícaroquetrastenersieteamosquelehicieronsufrir

muchosedacuentadeloduraqueeslavidaycómocuestapodersobrevivirconastucia.

HAIKU Y LIMERICK

7 Mar

HAIKU:

Aún hay nieve.

Ella tuerce la esquina

y mira atrás.

 

 

 

 

LIMERICK:                                                     

Había una vez un señor de Madrid                                                                        

que tenía de mascota a una perdiz.

Vivía con sus vecinos un gato

que la merodeaba todo el rato.

¡Imaginad que final tan infeliz!

LEYENDAS URBANAS Y RUMORES

5 Feb

 ¿Conocéis la historia de los cocodrilos albinos que viven en las alcantarillas de Nueva York? Se cuenta que durante los años 30 en EEUU se puso de moda las mascotas exóticas como los caimanes y cocodrilos. Cuando eran pequeños se cuidaban en terrarios pero, a medida que iban creciendo, sus dueños se deshacían de ellos por el retrete. Algunos de estos cocodrilos consiguieron sobrevivir en las alcantarillas alimentándose de ratas y desperdicios y se reprodujeron. Tras varias generaciones los cocodrilos mutaron y perdieron su visión así como su pigmentación, convirtiéndose en seres ciegos y albinos que reinaban las profundidades de la ciudad. Algunas personas dicen que algunos indigentes que bajaron a las cloacas a refugiarse del frío e incluso algún operario municipal encargado del mantenimiento de las alcantarillas habían desaparecido supuestamente devorados por estos animales.

 Este es un ejemplo de leyenda urbana. Las leyendas urbanas son pequeñas historias y a veces no tan pequeñas, que todo el mundo asegura que son ciertas, porque el primo de la cuñada de tu hermana conocía un amigo, que le había sucedido. Pero en realidad nadie sabe si son reales o no. La leyenda urbana es la sucesora moderna del folclore tradicional. Pero no hay que confundirlas con los mitos, que son relatos sobre seres mitológicos; ni con los rumores, que son especulaciones para conseguir un fin determinado.

 Hay muchas leyendas urbanas más. ¿Quién no conoce a la famosa chica de la curva? Esta historia dice que una noche, un hombre iba conduciendo por una carretera y cuando llega a cierto punto del camino, se encuentra a una chica parada al borde de la carretera. El chico se para a ayudarla porque piensa que es una víctima de un accidente. Pero la chica sube al coche sin decir nada. Tras un rato de camino sin hablar, llegan a una curva peligrosa y la chica le advierte al conductor: “cuidado con la curva, ahí es donde me mate yo”. El chico, asustado, toma con precaución la curva, y cuando mira por el retrovisor al asiento de atrás, la viajera ya no está. Lo más curioso de esta leyenda es que tanto un canario, como un cántabro o un navarro te asegurarán que es en su Comunidad donde sucede la historia. Y también fuera de España.

 Normalmente, las leyendas urbanas no van más allá de ser historias escandalosas y/o terroríficas, pero hay algunas que parecen haber sido impulsadas por partes más que interesadas.  Hablamos, entonces, de rumores malintencionados que pueden incluso causar daños. Dejando aparte la rumorología que acompaña a la prensa del corazón (que daría para otra exposición completa), hubo un caso famoso a finales de los años 70. Durante tiempo, la sacarina se convirtió en la reina de los edulcorantes, pasando por encima incluso del natural, el azúcar, dado que esta última engordaba. Pues bien, se habló del peligro cancerígeno de la sacarina a unos niveles absolutamente tremendistas. Poco después, se realizaba una gran campaña contando los beneficios del azúcar en nuestra dieta. Por supuesto, la sociedad encontró explicación. Y con dos versiones: una, que cuando triunfaba la sacarina todo fue una campaña orquestada para acabar con una de las mayores riquezas de Cuba, el azúcar, y así desautorizar a Fidel. Y dos, que todo fue promovido por intereses de grandes compañías farmacéuticas. Nunca se ha demostrado ninguno de los extremos expuestos, ni a favor, ni en contra. Y a delirios semejantes se enfrentaron los quesitos de la vaca que ríe, las aspirinas o la Coca Cola.

De esta última existen muchos rumores, como por ejemplo:

  • Si se pone un filete de carne en una plato lleno de Coca Cola, éste desaparecerá en dos días.
  • En muchos estados de EE.UU., la Patrulla de Caminos lleva 2 galones de Coca Cola en su coche para quitar la sangre que queda sobre el pavimento después de haber ocurrido un accidente.
  • Otra de sus grandes cualidades parece ser es que combinada con una aspirina puede provocar euforia y alucinaciones. 

Pero a veces las leyendas están más cerca de nosotros de lo que parecen. Por ejemplo, aquí mismo, en el colegio se cuenta que el espíritu de una monja que no pudo descansar en paz vaga por los alrededores de la antigua gruta o por el gimnasio. Y que fue ella la que se manifestó, hace unos 25 o 30 años, a unas chicas que hicieron una ouija en el gimnasio. Incluso avisó a una de las chicas sobre su próxima muerte. Pero nadie sabe lo que pasó después.

 ¿Será verdad o será otra de esas historias sin base real? Pensad que, a lo mejor, todo lo que os acabo de contar no es sino otra leyenda más.

HOTEL WINDOWS, 1955

28 Ene

“Quizás sí debí haber hecho caso a Megan. Siempre ha tenido un sexto sentido para estas cosas”.
Sarah se cerró un poco más el cuello de su abrigo de cuatro mil dólares. El aire gélido que le llegaba directamenta desde Central Park entrba en sus pulmones cortándole la respiración. No quería encenderse otro cigarrillo más, aunque las largas caladas siempre le habían ayudado a pensar.
“Sólo ha pasado una hora, en realidad. Y está el asunto del tráfico, sin duda. A lo mejor, un encargo de última hora le ha retenido…”
La aguda vocecilla de su amiga Megan le golpeaba como un martillo en las sienes: “No eres más que una vieja tonta, Sarah. Tu fortuna es la única explicación al amor de ese jovenzuelo. Ese romanticismo absurdo con el que te enfrentas a la vida, el niñato melenudo lo traduce en una tarjeta de crédito sin límite para financiar su vena artística”.
Posiblemente. Pero el último año había sido el mejor de su cómoda y poco emocionante existencia. Por fin, las paredes de su jaula de oro podían hablar de pasión, de risas, de… vida, en definitiva.
“Un rato más” se dijo. Además no tenía nada mejor que hacer. Pero en el fondo, sabía que no volvería a verlo.

VACACIONES A BAJO CERO

17 Ene

Tenemos el invierno perfecto

Sin colas, sin aglomeraciones

Si te apasionan los deportes de riesgo, cientos

de kilómetros de nieve eterna te esperan

¡Únete a nosotros!

Forfait gratuito. Hielo asegurado para los refrescos après-ski

ADIÓS DESDE LA ANTÁRTIDA

17 Ene

Antártida,29 de marzo de 1912

He conseguido abrir por fin los ojos, pero no estoy seguro de que sea de día. La niebla se confunde en el paisaje helado que acierto a entrever desde mi refugio y me acerca ecos que no consigo descifrar. Quizás debiera haber sido yo el que estuviera fuera, porque la soledad que me empieza a herir produce más sufrimiento que el roce del hielo en la piel.

En esta rutina que mis hombres y yo hemos establecido casi como mera norma de supervivencia, mi papel ha quedado reducido a simple espectador. Son ellos los que salen, los que buscan, los que acercan el escaso alimento. Como un autómata, cada día – ¿o es de noche? – espero su regreso, aunque desde hace un par de jornadas ya no vuelven todos.

Ahora, de nuevo, me envuelve la angustia de la impotencia, pero no duele. Sólo siento este cansancio infinito… Necesito cerrar los ojos. Supongo que mañana podría encontrar un motivo para acompañarles…

EJERCICIOS DE ESTILO

22 Nov

  • Pretérito imperfecto:

Llevaba mucho tiempo esperando al autobús. Hacía un sol radiante. Mientras subía al autocar, que por cierto iba abarrotado, escuchaba como un muchacho de aspecto un poco extraño, le gritaba a un anciano porque le pisaba un pie. Cuando me bajaba del autobús y me dirigía a la Plaza de Roma, me encontraba otra vez con el chico de antes, que esta vez hablaba con un amigo suyo del botón que a su chaqueta le faltaba.

  • Vulgar

Después de llevar un huevo de horas esperando al maldito megabuga, que iba petado como siempre, vi a un jambo que llevaba un gorro,osea,feo no,lo siguiente,que gritaba a un viejo que tenía al lado sobre no sé que narices de sus quesos que le estaba pisando o algo así.Cuando bajé del bus,volví a ver la jeta del espabilado ese del autobús que hablaba con otro pringado tipo él,de algo de un botón de su chupa.

  • Telegráfico

Autobús punto Línea S punto Por la mañana punto Joven de aspecto extraño discute con un señor punto Pisotón daño en el pie punto Joven enfadado punto Se va punto Dos horas más tarde punto Lo vuelvo a ver punto Conversación con amigo punto Botón de la chaqueta punto

 Muchas veces nos cuesta escribir textos y si es una tarea que se manda a muchas personas,casi todas escriben más o menos de la misma manera.Por eso es bueno pararse a pensar un poco para hacer cosas originales. Por ejemplo, Raymond Queneau(1903-1976) fue uno de los escritores más originales y singulares de la literatura universal del siglo XX. Escribió varias obras, pero una de las más famosas fue Ejercicios de estilo (1947) que cuenta un relato de 99 puntos de vista diferentes. Aquí os pongo un enlace sobre otras maneras de hacer el ejercicio anterior,no todas porque os podeis pasar horas leyéndolas.